26/8/18

Ironman Vichy 2018

Dìas anteriores:
Jueves
Empendimos el viaje ya tarde y paramos a dormir de camino en Millau.



Viernes
En Millau, una carrerita de 20' nada más levantarnos, desayuno y continuamos para Vichy.


Nos alojamos en una granja especializada en escursiones a caballo, en el pequeño pueblo de Le Mayet-de-Montagne a 32 kilometros de Vichy.


El lugar gozaba de una tranquilidad absoluta y lleno de gatos, perros y animales, desconexion del ambiente IRONMAN, que llega a cansar si se esta imbuido en él muchas horas seguidas.

Llegamos y descargamos los trastos, luego a Vichy a la feria a recoger el dorsal y la cena de la pasta.




La cola a la cena de la pasta.
Y la cena.

Sabado
Una salida corta en bici por las immediaciones de Le Mayet-de-Montagne para probar las bicis y desentumecer las piernas.




Luego un café en el pueblo.

Por la tarde de nuevo a la Feria para la entrega y cheking de las bicis y bolsas.




Domingo IRONMAN DE VICHY:


Como siempre super madrugón,preparativos, comprobaciones, los IM de la marca son todos iguales en cuanto a la organización que es impecable, con unos cuantos que llevo, ya es una rutina muy familiar para mi, pero eso no quita que siempre esté con una sensación de preocupación por que todo salga bien.
En esta ocasión pase frío, meses antes durante los entrenamientos me preocupaba el calor , ya que en 2017, fue la característica principal, hoy pase frío desde que me baje del coche a primerísimas horas de la mañana, mientras efectuaba los preparativos, que siempre son los momentos más incómodos para mí.

Una vez preparados los boxes, nos metimos en un pabellón cubierto para ponernos el neopreno y esperar hasta la hora de la salida.

NATACION:

La salida fue con la modalidad roling start, una larga fila colocada por los tiempos estimados de cada uno y se salía de seis en seis cada pocos segundos.
Me puse en el grupo que incluía 72 minutos, ya que mis tiempos en natación subieron de entre 64 y 67 minutos a 69 a 75 minutos últimamente. Estuve mucho tiempo en la fila esperando tirarme al agua y me quedé helado a pesar de tener enfundado el neopreno, ya llevaba mucho tiempo pasando frío cuando me tiré al agua, entonces sentí algo de confort ya que la temperatura del agua estaba a unos 22º centígrados.
El recorrido a dos vueltas señalizado por boyas.




En principio no te  molestaba nadie, pero en los cambios de sentido y en otros  muchos sitios nos agrupábamos molestándonos, pero eso es lo normal en cualquier natación de Ironman.







Siempre en un Ironman me tomo la natación con mucha tranquilidad, esta vez hice lo mismo, pero se me hizo eterna. No encontré nunca buenas sensaciones y , a pesar, de salir del agua sin cansancio, salí aburrido y en un nefasto tiempo. No fue mi día nadando y posiblemente no llevaría una trayectoria rectilínea en todo momento, de hecho mi garmin me marcó que había nadado 4.208m, cosa que no me explico.



BICI:



La primera transición me costó diez minutos y volver a quedarme helado, ya que fuera del agua seguía haciendo bastante frío. Me subí a la bici tiritando de frío, no me podía acoplar y efectué las primeras dos horas del recorrido ciclista muy incómodo y sin poder llevar una velocidad adecuada a mi condición.


Para colmo se metió una niebla densa y fría que afortunadamente creo que no duró mucho más de media hora.



Más tarde despejó


Cuando llevaba unas dos horas en la bici empecé a sentirme mejor y al fin entré en calor y rodaba acoplado y rápido.






Un recorrido ciclista a dos vueltas iguales, precioso. Las carreteras estrechas pero buenas, en su mayoría rectas y llanas, ideales para rodar acoplado casi todo el tiempo.



Avituallamientos perfectos.
Pasando por diversos pueblos.



También había unos cuántos kilómetros de subida sinuosa en una zona boscosa con la correspondiente bajada, pero fueron escasos kilómetros.Un recorrido variado y muy bonito.


Bastante gente, pero se podía rodar bien sin drafting, cosa que algunos y algunas no hicieron.


MARATÓN:
 Recorrido a 4 vueltas pasando por meta y entrando en la última.






Segunda transición con normalidad y rápida empezando a correr muy conservador, frenándome en todo momento.







Primera vuelta controlando para llevar un ritmo muy conservador.

Corriendo cómodo siempre, ya hacia más calor.



Segunda vuelta igual.





Tercera vuelta manteniendo y sufriendo algo, siempre se sufre en el maratón de un Ironman pero yo iba bien, no paré nunca de correr, ni tan siquiera en los avituallamientos. El ritmo era lento pero uniforme y muy soportable.

  
Cuarta y última vuelta un poquito mas alegre de ritmo y ya disfrutando de los últimos kilómetros. A falta de cinco o seis kilómetros para meta ya se veía el puente a lo lejos y cada vez más cerca y yo cada vez más eufórico, concentrado en esa sensación tan optimista de que el sufrimiento termina en breve y además esta vez, no he dado ni un solo paso andando.
Pasando el puente por última vez, a unos mil o mil quinientos metros de meta, ya estaba todo hecho.


Llegando a meta con satisfacción, como siempre.

Ahora a disfrutar del post meta, uno de los mejores momentos del IM, que se caracteriza por tener el cuerpo fatal pero la mente genial.
Para mí ha sido un IM con un recorrido y en un lugar precioso, del estilo a Roth.


El día después:


 Recogida de trastos, una visita a la feria de despedida y emprendimos el viaje de regreso, contentos por terminar con dignidad un IM más.
 
 Carretera y carretera, pero a mí no me importa, cuando puedo elegir lo prefiero a los aviones, aeropuertos ,esperas retrasos, perdidas de maleta etc. 


Recuperación post IM en Cabo de Gata:

  Natación en Mónsul, 2000 m. 
 

 Natación en San José, 2000m


Alguna carrera por el Parque no más de 8 Km.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Preciosa crónica. Todavía estoy asombrado por el reportaje fotográfico. Supongo que con el tiempo se convertirá en un clásico. Es muy parecido en muchos aspectos a Roth. Felicidades por tener esa actitud tan competitiva después de tantos años. Ahora toca descansar, descansar y una garimba.