21/3/08

Cinco días en talavera (3º día)

Hoy piscina y nada mas terminar una minicarrera de 40/50 minutos subiendo una cuestecilla para luego bajarla que desde arriba continuaba un camino de tierra para perderse corriendo, pero me dí la vuelta con todo el grupo corriendo al ritmo que ponían los chavales que iban en cabeza y llegar a la piscina otra vez, estiramiento y ducha.
Lo mejor vino a partir de ahora cuando Susi y Fatima nos llevaron a un pueblo de la Sierra de Gredos y después de un recorrido cervecero nos metimos un chuletón y una tarta de queso que no nos la merecíamos teniendo en cuenta lo que habíamos hecho, Por cierto,en ese restaurante no había pasado desapercibido un triatleta Canario que devoraba chuletones como los leones de Ángel Cristo, creando escuela allí por donde pasa.